viernes, 3 de junio de 2011

Dos modelos explicativos de los procesos de composición escrita

Bibliografía:

Bereiter & Scardamalia. (1992). Dos modelos explicativos de los procesos de composición escrita. Revista Infancia y aprendizaje, (58), 43-64.

Bereiter y Scardamalia exponen dos modelos de procesos de composición escrita: ’Decir el conocimiento’ y ‘Transformar el conocimiento’. Su trabajo se basa en la premisa de que todo estudiante debe escribir transformando el conocimiento, por lo que intentan encontrar métodos que ayuden a lograrlo. Primero, explican ambos modelos, luego, presentan características relacionadas con la escritura propias de personas que dicen y transforman el conocimiento, finalmente, algunas prácticas docentes que facilitarían la construcción del modelo ‘Transformar el conocimiento’.

La principal diferencia entre ambos modelos radica en la manera de introducir el conocimiento al proceso de composición y en lo que le sucede a este conocimiento durante este proceso. La forma de adquisición de un modelo y otro lleva a determinar grandes diferencias de nivel educativo, en el sentido de que existen distintos tipos de procesos de aprendizaje de la escritura para alcanzar cada modelo.

Decir el conocimiento:

Este modelo explica el proceso más básico e inicial de expresar contenido mediante el lenguaje escrito. La ejecución de este modelo comienza con la representación mental de la tarea asignada, así el escritor reconocerá identificadores del tópico y género. A partir del tópico, se busca en la memoria ideas asociadas, que tenderán automáticamente a ser afines a la tarea representada, y luego se escriben. Luego, el próximo pensamiento que se recuperará de la memoria tendrá relación con la tarea representada y con la idea previamente escrita. La relación de los elementos que se van adhiriendo al texto le entrega una coherencia. Con el género ocurre el mismo proceso, sus identificadores, que operan en conjunto con los del tópico, estimulan la memoria para que el contenido recuperado sea pertinente tanto al tópico como al género. La automatización de este proceso implica la no necesidad de ser conciente del conocimiento, tanto del contenido como del género.

Transformar el conocimiento: [relación con escritura epistémica: véase Miras, 2000]

Este modelo no es una evolución del anterior, pero sí lo contiene como parte de un proceso mayor. Funciona sobre la base de ‘espacios-problema’, entendido esto como “una entidad abstracta formada por un número de estados de conocimiento y de operaciones, siendo el efecto de las operaciones el de producir movimiento a través de este espacio, desde un estado de conocimiento hacia otro.” (Bereiter & Scardamalia, 1992, pp. 46-47).

La principal característica de este modelo es que los ‘espacios-problema’ se intervienen mutuamente: el contenido se ve influenciado por la retórica[1], ya que los objetivos de un espacio se pueden lograr a través de sub-objetivos del otro. ¿Qué digo y cómo lo digo? En la respuesta al ‘cómo lo digo’ puede cambiar el ‘qué digo’ y viceversa. A través de la traducción de los problemas de un espacio a otro ocurre la transformación del conocimiento. “De este modo, la interacción dialéctica entre los dos espacios-problema podría producir cambios en el contenido y en la organización del conocimiento del escritor.” (p. 48).

En ambos modelos la generación de ideas ocurre de forma similar, pero para ‘Transformar el conocimiento’, la información recuperada deberá adaptarse a las necesidades del tópico, del género y, además, a las limitaciones del análisis del problema retórico.

Hasta el momento no ha sido posible establecer cómo surge la construcción cognitiva ‘Transformar el conocimiento’, ni cuánto pueden influenciar las instituciones educativos en esto, pero sí se ha podido determinar ciertas prácticas que ayudarían a adquirir este modelo de escritura. Ejercicios que tengan como objetivo la toma de conciencia del texto escrito, tales como revisión, reconstrucción, ayudarían a adquirirlo. Estudios señalan, sin embargo, que no es debido a un crecimiento que la persona adquiere el modelo ‘transformar el conocimiento’, sino a una reconstrucción de la estructura cognitiva.

El método utilizado para corroborar estos modelos en la práctica real de composición escrita fue el ‘pensamiento hablado’, la persona relata el desarrollo de su pensamiento durante el proceso de composición. ¿Es este método fiable? ¿Cuál es la verdadera relación entre el proceso de composición, actividad mental y oculta, y lo que se pueda hablar sobre el proceso? ¿Podrían existir otros factores involucrados en el proceso de composición escrita y que los modelos no están explicitando? Cuando una persona escribe, ¿utiliza necesariamente uno de los dos modelos? ¿Podría existir un tercero? ¿Se puede llegar a determinar un ‘modelo’?


[1] Retórica: Distinta del contenido del discurso; se encarga de las relaciones entre el contenido y el pensamiento. Bryant. (1965). Rethoric: Its function and scope.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada